Soy Madre de un niño ESPECIAL y DIFERENTE

Ser madre de un pequeño con necesidades especiales puede ser sumamente abrumador, una tarea reservada para titanes y ángeles como tú. No pierdas la calma todo lo que vives y sufres, vale todo el esfuerzo y sacrificio.

En mi recorrido como madre de un niño especial, he conocido a muchas familias y cada historia es digna de admirar. Para mí muchas de ellas han sido grandes ejemplos de vida.

Este artículo está inspirado en todas las que somos madres de un niño especial y único. Para algunos escuchar por primera vez que seremos padres de un niño especial y diferente, resulta ser algo difícil de aceptar y asimilar; así se inicia una aventura que transformará no sólo tu vida, sino tu mundo entero. Descubriremos emociones que jamás las habíamos vivido. ¿ Me permites compartir algunas de estas experiencias?

 

1.- La aceptación y el amor incondicional:

Lo más difícil es aceptar que tu hijo no es como el resto de los niños, cómo tus sobrinos, los niños de tus amigos, … y que las expectativas que tenemos puestas sobre ellos, debemos olvidarlas para no hacernos daños a nosotros y a ellos. Partiendo de ahí y aceptándolos tal y como son, todos los reclamos que nos hacemos (culpa, lamentos, victimismo, ..) se convierten en razones para seguir adelante con la seguridad de que todo irá bien.

Cuando aceptas esta situación con total sinceridad todo se vuelve más sencillo, y aprendes una nueva forma de amar que hasta ahora nunca te habían enseñado; un amor más noble y más puro, que superará todas las expectativas que hasta ahora te habías imaginado.

 

2.- Hablar de tu hijo con otras personas y familiares:

Cuando comienzas con la aceptación, hablar de la aceptación de tu hijo con otros es vital. De las manera en la que presentes a tu hijo y te expreses de él y tus sentimientos, dependerá mucho el cómo los que te rodean tomen  la noticia y respondan a ella. Por lo general la familia y los amigos más cercano comprenden pronto la situación y se vuelven solidarios; no te sientas mal ni le des mayor importancia si alguien no reacciona como tú lo esperabas, a veces ellos también necesitan procesar la información que les has dado.

 

3.- Vencer la frustración y el miedo:

Frustración por las cosas que siempre imaginaste y que simplemente ya no serán, por la gente que ofenderá a tu hijo y que no podrás corregir, por las personas que son incapaces de ponerse en tu lugar. Podrás sentirte sola, dudar y tener mucho miedo al futuro, a lo que pasará con tu hijo conforme crezca y ya no estés con él. Cuando esos sentimientos lleguen ¡desechalos inmediatamente! Haz del pensamiento positivo un hábito personal y disfruta cada segundo en el momento presente de tu hijo.¡Busca ayuda para lidiar con este gran desafío que la vida nos ha regalado!

 

4.- Llegar a comprender la vida de una manera diferente:

Cuando consigues la aceptación, comienzas a vivir una vida muy diferente de la que hasta ahora te habías imaginado. Con esto no me refiero a la infelicidad, sino todo lo contrario, porque cada día celebraremos pequeños logros que para otras familias no tienen la importancia que adquiere para nosotras. Aprenderemos a fijarnos en pequeños detalles de la vida, que habían pasado desapercibidos por delante nuestra, y la felicidad se resumirá a eso a cosas y emociones que no nos habíamos parado a observar y de repente son tan importantes para nosotras como el aire que respiramos.

 

5.- Fe y esperanza

El verdadero significado de la fe y la esperanza se vuelve crucial en nuestras vidas. La fe es la fuente la de fortaleza y la esperanza es una forma de vida maravillosa, que te permitirá superar cualquier diagnóstico médico, cualquier desafío y que te acercará los recursos que tu hijo requiera a lo largo de la vida. Ten fe, todo va a salir bien y tu hijo disfrutará la vida porque tú les has enseñado a ello, eres su modelo a seguir todo lo que tu le transmites con tus emociones y creencias será el reflejo de los resultados del mañana.

Y recuerda esto: Tu eres la mejor madre que tu hijo puede tener, porque él te eligió a ti.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *